Etapa 28: Senj – Novalja (68 km)

Hoy estamos de mini celebración ya que hemos cumplido los dos mil kilómetros de este nuevo viaje.

IMG_2689

Ayer os hablábamos de la bella torre de Nehaj, uno de los símbolos de Senj, pero no os comentamos nada de otro por el que éste lugar es incluso más famoso, el Bora. El Bora o Bura es un fuerte viento que sopla del interior montañoso hacia el mar por la diferencia de gradiente térmico. En esta zona, normalmente, tiene componente NE pero suele estar condicionado por la orografía del terreno.

Nada más despertarnos en la habitación de la casa en la que nos alojamos ya oíamos bufar al bora, del que algo habíamos leído. Es cierto que no tenía la violencia que puede mostrar en los meses fríos del año, cuando puede alcanzar los 200 km/h, pero soplaba fuerte. Cuando hemos salido, el mar presentaba un aspecto bien distinto al de ayer. Su color era de un azul oscuro profundo y su superficie aparecía encrespada y moteada de jirones blancos. El aire estaba limpio y el horizonte claro.

IMG_7823
Imagen del mar con la torre de Nehaj al fondo

Hemos empezado el pedaleo a ratos ayudados y llevados por el bora, a ratos bregando con él y en otros intentando no caernos con su embestidas. Hemos parado a comprar avituallamiento en el siguiente pueblecito, Sveti Juraj, apenas unas cuantas casas en torno a un pequeño puerto.

IMG_7826
Puerto de Sveti Juraj

Queríamos ir preparados para subir los casi cuatrocientos metros de desnivel que nos esperaban. Por suerte este puerto no tiene rampas excesivas pero durante toda la subida hemos tenido que ir pendientes de las ráfagas de viento que se concentraban, especialmente, en los vados y valles de la montaña.

IMG_2612
Subiendo el puerto

Como la carretera tiene muy poco tráfico, cuando empezaba a soplar el bora nos acercábamos a la parte central para evitar algún susto en sus laterales, que a veces daban un poco de vértigo. Eso sí, el paisaje ha sido un gozo continuo. Con la altura, la perspectiva del Adriático salpicado de multitud de islas es un auténtico espectáculo.

Y las laderas de la montaña, cubiertas de una frondosa capa de vegetación, preludian los tesoros que se esconden más al interior, donde se encuentran algunos ricos parques nacionales con que cuenta Croacia.

IMG_2613.jpg
Laderas de las montañas en la zona de Lukovo

Después de coronar la cumbre del puerto la carretera comienza un bajar y subir que es lo que más daño hace a nuestras piernas, desde luego. Hacia las tres hemos llegado a Prizna, un pequeño puertecito en el que queríamos cruzar en ferry a la vecina isla de Pag, en cuya parte norte nos encontramos ahora. Mañana la recorreremos hasta su extremo sur para cruzar, a través del puente de Paski Most, hacia Zadar, ya en tierra continental.

IMG_2641
Bajando hacia el puerto de Prizna con Pag al fondo

Es curioso el contraste que se observa, al cruzar con el ferry hacia Pag, entre las laderas salpicadas de vegetación de las montañas continentales y los yermos pedregales de las de la isla.

FullSizeRender 31
Vista de Pag desde el Ferry

No estamos seguros pero sospechamos que algo tendrá que ver en ello nuestro amigo Bora. El interior de la isla, ya al resguardo del inquieto viento, muestra ya un tapiz vegetal que la hace menos inhóspita.

Por hoy ya está bien. Ahora nos relajaremos viendo el hermoso atardecer desde el camping de Novalis (Novalja) para estar frescos mañana camino a Zadar.

IMG_6792.jpg
Atardecer en el camping de Novalja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s