Etapa 42: Cerm Siper – Fior (53 Km)

Hoy pensábamos hacer una etapa más larga, hasta Vlöre, pero el intenso calor nos ha hecho replantear la ruta así que la hemos divido en dos. Hemos parado en una ciudad llamada Fior y mañana continuaremos hasta Vlöre.

Más allá del calor, la etapa ha sido muy agradable, pedaleando por carreteras sin apenas coches y por solitarios caminos rurales. Eso sí, todo salpicado de baches y algunos charcos, para no aburrirnos.

Hemos ido casi todo el camino cerca de la costa. Por aquí se ve más riqueza agrícola y tierras más cuidadas. Hemos pasado junto a algunos invernaderos a tope de tomates. Y había mucha gente agachando el lomo para recoger patatas. La verdad es que según pegaba el sol hoy no nos daban ninguna envidia. Ellos pensarían lo mismo de los dos ciclistas locos, claro.

IMG_3573.jpg
Invernaderos con tomates

Hemos cruzado un tramo de tierra en bastante mal estado en el que nos hemos encontrado con un simpático hombre, de unos cincuenta años, que hablaba un estupendo italiano. Nos ha contado que el vive en Roma, pero antes vivió en Atenas así que habla italiano y griego. Que por aquí ve pasar a bastantes cicloturistas (franceses, australianos, italianos, alemanes…). Le hemos dicho que claro, esto es una de las rutas de europeas de bici (eurovelo 8). Él decía que se ha quejado varias veces al municipio para que arreglen un poco el camino pero que es tontería. Ha hablado de la corrupción como algo común en todo el Mediterráneo. Nos ha dicho que en este pueblo son mayoría de ortodoxos, “pero no griego ortodoxos como piensa mucha gente, albano ortodoxos”. También hemos hablado del envejecimiento de la población albanesa. Todos los jóvenes, decía, se han ido del país y aquí solo quedan los mayores.

IMG_8766
El camino estaba un poco complicado

Nos hemos despedido de Gino, que así se llamaba y, bajo un sol de justicia, hemos continuado el pedaleo sudando a chorros. Finalmente hemos entrado en Fior hacia la una y media.

IMG_3585
Entrando en Fior

Lo primero que nos ha llamado la atención de la ciudad es que  tiene algunos barrios bien construidos, con calles nuevas y carriles bici. Pero lo que más resalta es el colorido de sus edificios. La mayoría son anodinos bloques residenciales de varias plantas pero todos ellos están pintados con llamativos colores, lo que hace bastante más agradable y luminosa la ciudad.

El centro de la misma está también reformado y la zona de la mezquita cuenta con una serie de jardines y fuentes construidos con gusto. Nos parece un acierto este tipo de urbanismo y habría que felicitar a la administración y al arquitecto que lo ha ideado. Ya que son ciudades sin un centro histórico de referencia hay que imaginar alternativas que les den algo de personalidad y una utilidad pública. En este caso creemos que lo han conseguido. 

Al atardecer, las calles rebosan de gente por todas partes. Los niños corretean y juegan en las plazas, los mayores se afanan en intensas partidas de dominó en un parque con mesas, y los jóvenes, sentados en las terrazas de los bares, toman café y charlan, quizás, de un futuro lejos de aquí. 

FullSizeRender 140.jpg
Hombres jugando al ajedrez

Cerca de la ciudad están las ruinas de la que fue una importante colonia griega y después romana, Apollonia de Illiria. Nos hubiera gustado visitarla pero era un poco precipitado para la tarde que teníamos, así que hemos preferido pasear por las calles de Fior y descansar al fresco de las terrazas. Mañana haremos la segunda parte de esta etapa por fascículos hasta el puerto de Vlöre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s