Etapa 23: Chioggia – Venecia (30 km)

Como veis, hoy más que una etapa ha sido un paseo, y delicioso, por cierto.

Como os decíamos ayer, esta mañana hemos visitado Chioggia. Es verdad, como dicen, que es un lugar que se parece mucho a Venecia aunque, obviamente, es mucho más pequeño. Básicamente tiene tres canales, dos exteriores, que son los que usan los barcos más grandes, especialmente pesqueros, y uno central, que es el más pintoresco. Paralela a éste se extiende la calle principal del pueblo, el Corso del Poppolo, una ancha vía comercial en la que se concentran la mayor parte de los bares y restaurantes. Es un lugar que tiene vida de pueblo. Hay puestos de embutido en los soportales, un mercado de pescado al aire libre… pero todo enfocado a sus propios habitantes, algo que en Venecia cuesta más encontrar.

También alardean de tener el reloj de torre más antiguo del mundo, el reloj de la Torre di Sant’Andrea, aunque de lo que no sacan demasiado pecho es del símbolo de la ciudad, un león como el veneciano pero mucho más pequeño al que, con bastante sentido del humor, aquí llaman el gato, por su tamaño.

IMG_4091.jpg
Torre de Sant´Andrea

Para salir de Chioggia hacia el norte hay que tomar uno de los barcos de línea que unen esta ciudad con la isla de Pellestrina. El trayecto son apenas 15 minutos y resulta muy agradable.

IMG_2336.jpg
Llegando a Pellestrina

Pensábamos comer en Chioggia pero aún era pronto así que hemos decidido hacerlo en Pellestrina, en un pequeño restaurante junto al mar. Hemos dado buena cuenta de unos spaghetti alle vongole (espaguetis con almejas) deliciosos.

IMG_6529.jpg
spaghetti alle vongole

Tras recorrer toda la isla, para salir de Pellestrina hay que volver a coger otro pequeño ferry hasta Lido, la mítica isla veneciana. Una vez en ella la hemos atravesado de sur a norte pedaleando junto a la costa, disfrutando de las vistas de Venecia y su laguna. La temperatura era ideal y apenas había gente. Un placer, ¡desde luego!

IMG_7618
Panorámica en Lido

Disfrutando enormemente del paseo hemos llegado hasta el final del Lido buscando el único camping que hay en la isla. El lugar es precioso y muy tranquilo. Una vez instalados, hemos cogido un vaporetto hasta Tronchetto. Y en él, asomados en su proa, hemos ejercido de turistas, cámara en ristre y con cara de pasmados mirando a uno y otro lado deslumbrados, una vez más, por la belleza y la luz de esta ciudad.

Nos hemos dado un baño de multitudes por las calles y callejas de Venecia para acabar descansando en la Plaza San Marcos, contemplando embelesados su majestuosidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s